Latest News

lunes, 26 de agosto de 2013

El distractor del PIB

Un menor, pero persistente, bajo el sesgo en la medida de inflación utilizado en el Producto Interno Bruto (PIB) puede haber creado una imagen tremendamente distorsionada de nuestra salud económica.

Albert Einstein, un hombre que sabía una cosa o dos acerca de la mecánica celeste, supuestamente, una vez llamó el interés compuesto "la fuerza más poderosa del universo." Mientras que el comentario tuvo probablemente la intención de ser divertido (los astrofísicos pueden ser graciosos), arroja una luz sobre el hecho que a menudo se pasa por alto los pequeños cambios, que con el tiempo, pueden producir enormes resultados. Durante eones, pequeños arroyos pueden tallar grandes cañones a través de roca sólida. El mismo fenómeno puede estar trabajando en nuestra economía.



Sería imposible medir la economía sin "volver atrás", la inflación. Es por eso que los economistas tienen mucho cuidado en separar los informes del PIB en dos categorías: "nominal" (que no están ajustados a la inflación) y real (que lo están). Sólo informes reales importan. La gran pregunta entonces es, ¿cómo se mide la inflación? Tal como lo informó la semana pasada con respecto a los sesgos al horno en las revisiones del PIB del gobierno, el diablo está en los detalles.

Pues resulta que hay una serie de indicadores de inflación oficiales que compiten por la supremacía. La mayoría de la gente tiende a seguir el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que es compilado por la Oficina de Estadísticas Laborales, una división del Departamento de Trabajo.

El IPC se considera como la herramienta de medición más amplia, pero se ha cambiado muchas veces durante los años. Lo más famoso, sus fórmulas se soltaron a finales de 1990 como resultado de la "Comisión Boskin", que dijo que el IPC exagera la inflación al no dar cuenta de los cambios en el comportamiento del consumidor. Creo que esos cambios socavan gravemente la fiabilidad del índice. Pero el propio CPI tiene que lidiar por relevancia con su rival el "IPC subyacente", que excluye a los factores de alimentos y energía, que muchos creen que son demasiado volátiles para ser contados con precisión. El IPC subyacente es casi siempre inferior al número 'headline'.

Otro conjunto de datos de la inflación, el "deflactor del PIB" es compilado por la Oficina de Análisis Económico (parte del Departamento de Comercio), y es utilizado por ellos para calcular el PIB. El deflactor difiere del CPI, ya que tiene mucho más flexibilidad en la ponderación y el canje de los artículos que están en su cesta de la muestra de bienes y servicios. Mientras que el IPC atrae la mayor parte de los medios de comunicación y la atención política, es el deflactor el más relevante cuando se mira en el crecimiento económico.

En términos trimestrales los dos números son generalmente lo suficientemente cerca para escapar del escrutinio. (Sin embargo, la más reciente estimación del PIB del segundo trimestre calcula basado en la inflación anualizada da un irrisorio 0,7 por ciento). Pero si nos fijamos en un horizonte temporal más amplio, un patrón muy claro resulta que hace una gran diferencia en la forma en que percibimos el paisaje económico.

Los conjuntos de datos disponibles, tanto para el IPC y el deflactor del PIB se remontan hasta 1947. Ese período de 66 años cae claramente en dos fases. De 1947 a 1977, las dos varas de medir se movieron juntas casi idénticas, tanto al alza en 173 por ciento durante ese tiempo. Pero en los siguientes 36 años (hasta 2013), el IPC es casi tres veces (292 por ciento), mientras que el deflactor sólo crecio alrededor de dos veces (209 por ciento). El IPC aumento 40 por ciento más que el deflactor del PIB. que es un factor extremadamente importante.

¿Cómo sucedió eso? Como resultado, los supuestos de inflación trimestrales han sido, en promedio, 0,17 por ciento menor para el deflactor que en el IPC desde 1977. Eso es un número pequeño. Pero como con una pequeña cantidad de interés compuesto sumar números grandes en el tiempo

El edificio de la Reserva Federal de los EE.UU. en Washington El edificio de la Reserva Federal de los EE.UU. en Washington (Reuters / Jonathan Ernst)[/caption]

Desde RT.com
no image
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios :

Top